Tutorial palmera Washingtonia

2012-12-01-2855-coolpix-copia-1600x1200.jpg

En esta ocasión nos hemos entretenido realizando otro tipo de palmera. En el primer tutorial de palmeras de este blog (ver apartado tutoriales) hemos realizado una reproducción de la palmera típica de palmas lanceoladas en forma de pluma o espina de pescado. En esta ocasión intentamos reproducir una palmera de tipo Washingtonia, también conocida como de abanico, por la forma tan características de sus palmas. Su origen viene de las áreas subdesérticas de California y México, y su nombre hace honor a George Washington, el primer presidente de los Estados Unidos.

Los materiales empleados para ello, son similares a los empleados en la ejecución de la palmera tradicional, con alguna pequeña variante.

2012-11-29-2771-coolpix-1600x1200.jpg
Foto nº 1

1. Un palo, lo ideal es que sea lo más recto posible y sin ramificaciones, para conformar el tronco (estípite) de la palmera. En esta ocasión hemos empleado una vara cilíndrica de 1 cm de diámetro (de los empleados en manualidades para fortalecer los empalmes entre tableros). (Ver foto nº 1).

2. Tapón de corcho de las botellas de champán o cava, o mejor las de vino que son cilíndricas, sin forma, ya que será necesario afilar la punta del tapón para prepararlo para pinchar los peciolos de las hojas. (Ver foto nº 1).

3. El alambre que sujeta el tapón en las botellas de champán o cava, imitará el peciolo de cada palma, que pincharemos en el tapón de corcho. (Ver foto nº 1).

4. Cuerda basta, tanto más basta mejor, para imitar las hojas más secas del árbol, que conforman una especie de enagua bajo las hojas verdes.

5. Cartulina de color verde oscuro, que imite a simple vista el color de las palmas verdes. (Ver foto nº 1).

6. Cartulina de cualquier color, para conformar la parte visible del tronco de la palmera. (Ver foto nº 1).

7. Un trozo de madera de contrachapado de 5 mm de espesor, o aglomerado, que servirá de base a la palmera. (Ver foto nº 2)

8. Un tornillo rosca madera para sujetar el tronco a la base de madera mencionada en el punto anterior. (Ver foto nº 2)

8. Un trozo de tela que presente una textura acanalada, para imitar la primera parte del tronco de la palmera. (Ver fotos nº 5 y 6)

9. Pinturas acrílicas para dar un poco de color a las palmas y colorear el tronco. Marrón oscuro, marrón claro, color carne, naranja, amarillo y verde.

10. Cola blanca de carpintero.

TRONCO

Comenzamos configurando el tronco. Como la varilla de madera nos parece un poco delgada para formar el tronco, hemos procedido a enrollar tiras de cartón alrededor del mismo, para darle un poco más de grosor. Si el palo o vara empleados tienes el grosor deseado, no es necesario realizar este paso. (foto nº 2)


2012-01-15 262 [1600x1200]
Foto nº 2

Para ello aplicamos cola blanca de carpintero al palo y enrollamos a su alrededor tiras cortadas previamente de cartulina hasta alcanzar el espesor deseado. Aplicamos cola en la última vuelta de la cartulina y lo sujetamos con pinzas de la ropa mientras su secado. Si hay alguna zona del tronco donde deseemos que sea más ancho, como suele suceder en la base de las mismas, aplicamos mas capas de cartulina.

Dotamos al tronco de un pie, para lo que procedemos a realizar un agujero en la base del mismo donde entrará un tornillo rosca madera. Realizamos otro agujero en el centro del trozo de madera que nos sirva de base, y atornillamos el tornillo mencionado, según se aprecia en la foto nº 2.

El extremo superior del palo lo afilamos con ayuda de un cúter como se ve en la foto nº 3, para facilitar la introducción del mismo en el tapón de corcho, al que previamente habremos realizado un agujero centrado en su base. Encolamos la punta y lo pinchamos en el tapón.

2012-01-15-268-400x1200.jpg

Foto nº 3

Llegados a este punto hay que recortar tiras de cartulina de 1 ó 0,5 cm de ancho. El mínimo número de tiras es de 4, aunque el tronco queda mejor configurado si se emplean 6 u 8 tiras, siempre pares, en cuyo caso las tiras deben ser mas estrechas. Comenzando por el extremo superior de la vara, y con la ayuda de la cola blanca de carpintero, pegamos el extremo de la primera tira con un ángulo de unos 45 º hacia un lado del tronco, y la segunda tira sobre el extremo de la primera con una inclinación también de 45º pero hacia el lado contrario del tronco. Procedemos de igual modo con la segunda pareja de tiras de cartulina pegándolas en el lado contrario del tronco. De manera provisional podemos sujetar las cuatro tiras así encoladas con una pinza de la ropa. Con un poco de paciencia, vamos trenzando las tiras alrededor del tronco, empleando para ello muy poca cola de carpintero, procurando que las tiras vayan cruzándose por arriba y por abajo de la tira anterior y siguiente. Si nos quedamos cortos con las tiras de cartulina, procedemos a cortar más de las misma dimensiones y las encolamos al final de las que ya están pegadas en el tronco y continuamos con la operación de trenzado. Ver foto nº4.

2012-01-10-2762-coolpix-1600x1200.jpg

Foto nº 4

Si nos fijamos en fotos originales de palmeras de este tipo, vemos que la parte inferior  tiene un aspecto distinto al resto, donde el tronco presenta acanaladuras ya sean en sentido horizontal o vertical, tal vez producto de las primeras podas del arbusto. Para reproducir esta parte del tronco, se nos ha ocurrido buscar un trozo de tela que presente esas acanaladuras que pretendemos reproducir. De una camiseta vieja cortamos un pedazo de las dimensiones mínimas que queremos cubrir del tronco (ver foto nº 5) y respetando el sentido vertical de las acanaladuras de la tela la pegamos alrededor del tronco embadurnando éste previamente con cola blanca de carpintero. (ver foto nº 6)

2012-01-15-263-1600x1200.jpg

Foto nº 5

2012-01-15-264-1600x1200.jpg

Foto nº 6

Llegados a este punto  y con la ayuda de un destornillador plano, procuramos despegar ligeramente la parte superior de las tiras de cartón que hemos trenzado previamente, para ir introduciendo y pegando pequeños triángulo de cartón (ver foto nº 7) que imiten los restos de las hojas viejas que se han podado o caído, como se aprecia en la foto nº 8.

2012-01-15-265-1600x1200.jpg

Foto nº 7

2012-01-15-267-1600x1200.jpg

Foto nº 8

Una vez secas todas las piezas pegadas al tronco, procedemos a realizar el pintado del mismo. Para ello hemos empleado pinturas acrílicas de color marrón oscuro, marrón claro y color carne. Empezamos pintando todo el tronco con el marrón oscuro ligeramente aguado para permitir que la pintura penetre con facilidad por todos los intersticios del trenzado, así como en la base entelada del pie del tronco (ver foto nº 9). Antes de que esta capa de pintura seque del todo, henos procedido a dar una segunda mano con el color marrón claro, con la técnica del pincel seco, o sea mojando el pincel en la pintura y eliminando el sobrante en el borde del bote para, con el pincel plano, ir arrastrándolo por la superficie del tronco, evitando así que penetre esta capa en los intersticios, que se quedarán en el tono marrón oscuro (ver foto nº 10).

2012-01-15-270-1600x1200.jpg2012-01-15-271-1600x1200.jpg

Foto nº 9                                                              Foto nº 10

Esperamos a que las dos capas de pintura anteriores sequen del todo, para proceder a dar otra mano de pintura, igualmente con la técnica del pincel seco, esta vez con el color carne, manchando solo así los relieves del trenzado, los restos de las hojas viejas y la parte exterior de las acanaladuras del extremo inferior del tronco. (Ver foto º 10). Como el efecto nos pareció de un color muy apagado, dimos una mano más con la técnica del pincel seco de un color naranja, para provocar mayor realce de los relieves y aclarar el efecto total del tronco.

CORONA O COPA

Por otro lado vamos a realizar la corona o copa de la palmera, que estará conformada por las palmas.

Este tipo de palmera se caracteriza por tener las palmas en forma de pay-pay, osea un peciolo largo que lo une al tronco, siendo el otro extremo del peciolo el centro de la palma que tiene forma circular. Además es habitual que las hojas inferiores estén secas y abracen al tronco formando una especie de enagua.

Para las hojas verdes realizamos palmas de dos dimensiones como mínimo, en función de la altura de las figuras que vayan a colocarse a su alrededor. Si es para figuras de 10 cm las palmas mayores, con peciolo inclusive, deben ser de 10 o 12 cm y las palmas menores de 8 o 10 cm. En nuestro caso hemos realizado palmas de dos tamaños, 10 y 8 cm. Para ello hemos creado una plantilla sobre papel (foto nº 11), que nos ha servido para trasladar el dibujo a la cartulina verde tantas veces como hojas queramos y procedemos a recortarlas.  Hemos dejado un peciolo ancho para que al doblarlo sobre si podamos conformarlo. Dibujamos con la ayuda de un lápiz, la forma de los foliolos y con paciencia, procedemos con ayuda de una tijera a realizar los cortes que los imitan. Se procede a continuación a conformar los peciolos, colocando trozos de alambre en el centro de la base de cada palma embadurnada previamente de cola blanca de carpintero y volviendo sobre sí los laterales de la cartulina conformando así la vaina, que es la parte del peciolo que se une al tronco. Se procura apretar bien con las uñas sobre el cartón, en los laterales del alambre, para que quede bien marcado, y se sujeta con pinzas de la ropa mientras su secado. (Ver foto nº 11)

2012-11-30-2776-coolpix-1600x1200.jpg

Foto nº 11

Para las hojas secas realizamos palmas de dos tipos:

  • recortadas de la cartulina de color verde en forma de pala, o sea, el peciolo y al final lo ensanchamos para imitar la hoja seca que cae bajo el efecto de la gravedad. Los foliolos se recortan de forma paralela y se colorea la hoja por ambas caras con colores marrones y carne, como se aprecia en la foto nº 12. Los peciolos se forman de la misma manera explicada más arriba.

2012-11-29-2774-coolpix-1600x1200.jpg

Foto nº 12

  • con trozos de cuerda deshilachados que imitan las hojas más secas que envuelven la parte superior del tronco . Para formar los peciolos doblamos por la mitad la cuerda y en la doblez pinchamos un trozo de alambre que encolamos con cola de carpintero, como se aprecia en la foto nº 13. Se colorea la cuerda deshilachada de igual forma que las hojas secas anteriores. (Ver foto nº 13)

2012-11-29-2773-coolpix-1600x1200.jpg

Foto nº 13

Una vez se han secado los peciolos, se procede a conformar la corona o copa de la palmera, para ello, con la ayuda de un punzón se van abriendo agujeros en la parte redondeada del tapón de corcho colocado en el extremo superior del palo, tal como se ve en las fotos nº 14 a 18.

Empezamos por la parte inferior de la copa, donde pinchamos en cada agujero, con la ayuda de un pequeño alicate, los alambres de los peciolos de las hojas secas imitadas con las cuerdas, cubriendo la parte alta del tronco (ver foto nº 14).

2012-11-30-2780-coolpix-1600x1200.jpg

Foto nº 14

En una segunda capa procedemos a pinchar las hojas secas realizadas con cartulina verde coloreada, envolviendo a su vez la primera capa de hojas secas (ver foto nº 15). Antes de proceder a colocar las hojas definitivas hemos procedido a afilar la parte superior del tapón de corcho para asemejarlo al aspecto que tienen este tipo de palmeras (ver foto nº 16), y lo hemos coloreado con tonos verdes oscurecido con algo de nogalina al agua ).

2012-11-30-2781-coolpix-1600x1200.jpg2012-12-01-2851-coolpix-1600x1200.jpg

Foto nº 15                                                           Foto nº 16

En tercer lugar pinchamos las hojas grandes normales, en nuestro caso las de 10 cm, cuidando de ponerlas equidistantes y por capas. Cada capa debe tener la perforación orientada en el sentido en el que ha crecido cada palma (ver foto nº 17).

2012-12-01-2853-coolpix-1600x1200.jpg2012-12-01-2854-coolpix-1600x1200.jpg

Foto nº 17                                                           Foto nº 18

Y por fin las hojas mas pequeñas en la parte alta de la copa (ver foto nº 18). A cada palma se la debe dar forma con un cierto arte para imitar la caída natural que, por efecto de la gravedad, produce esa estética tan característica de este tipo de árbol. Para ello con ayuda del borde de la tijera procuramos doblar los foliolos, dándoles la caída tan característica de este tipo de palmeras.

Concluimos este tutorial con una foto en la que se aprecia el árbol en su conjunto desde la peana hasta la copa.

2012-12-01-2855-coolpix-copia-1600x1200.jpg

Antonio Ramos Lillo. (1 de diciembre de 2012) .

Anuncios
Galería | Esta entrada fue publicada en Tutoriales y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Tutorial palmera Washingtonia

  1. Jairo Ruiz, tallerista de belenes, dice: Hermosa, totalmente aceptable para un pesebre llanero típico de los Llanos Colombo Venezolanos, pues asemeja a la palma de moriche, muy comùn en esos llanos. Felicitaciones.

    Me gusta

  2. Fco javier dijo:

    Para hacerlas más chicas a escala 1:85 que son aproximadamente 17 cm sería lo mismo

    Me gusta

  3. Anónimo dijo:

    Muy bonita…

    Me gusta

  4. Anónimo dijo:

    Me gusto una verdadera obra dearten

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s