Simeón. Creación de la figura en barro.

SIMEÓN

Durante las Navidades del 2005, después de haber realizado algunos pinitos en el modelaje de figuras de barro, y con la idea en la cabeza de realizar una figura de Simeón para poder representar la escena de la presentación del Niño en el Templo, alguien me prestó una figura de metal de un coleccionable de ajedrez, figura que tuve que devolver. Creo que era el alfil, con una pose y un estilo que se adecuan bastante bien al estilo de las figuras de nuestro Nacimiento.

Que duda cabe que lo fácil hubiera sido realizar un molde de la figura de donde poder sacar copias de la misma, pero presentaba el problema de no tener los 10 cm de alto que presentan el resto de las figuras de nuestro Nacimiento, lo que nos obliga a realizar la figura modelándola directamente, con los inconvenientes que ello conlleva.

La primera idea fue realizar un reportaje fotográfico de 360º, tomando la figura desde todos sus ángulos y realizar un montaje de las mismas para de un solo vistazo poder apreciar  todos los detalles de la figura (Foto 1). Al hacer la copia impresa hemos tenido la precaución de conseguir la altura real de la futura figura, o sea los 10 cm desde las plantas de los pies hasta la coronilla de la cabeza, sin contar ni la peana ni la mitra.

Con anterioridad ya hemos realizado otra figura, Zacarías, para la escena de la Visitación de la Virgen María a Santa Isabel. Tanto en aquella ocasión como ahora se ha empleado arcilla roja para modelar utilizado por el mundo infantil para las manualidades, barro que se deja secar al aire y no necesita cocción (Foto 2). El empleo de este barro es complejo por su poca plasticidad dificultando la realización de los brazos o piernas cuando estos están separados del cuerpo.

En esta ocasión la elección del modelo de figura ha facilitado bastante el modelaje de la misma ya que las piernas quedan ocultas por la túnica de la figura y tanto los brazos como las manos quedan pegados al cuerpo, lo que evita los problemas comentados anteriormente. En otras ocasiones hemos realizado un esqueleto con alambre, para medir de antemano las proporciones de toda la figura, en cuanto a altura total, tamaño de la cabeza, longitud de los brazos y de las piernas, pero en esta ocasión ya que, como hemos comentado anteriormente, los brazos y manos quedan pegados al cuerpo y de las piernas solo se adivinan los pies, hemos optado por pasar de realizar el mencionado esqueleto y modelar directamente sobre el barro, comparando y midiendo constantemente con la copia impresa comentada al principio.

Así, nos armamos de paciencia. Colocamos un trozo de barro de una altura ligeramente superior a los 10 cm finales y un espesor algo mayor del definitivo de la figura sobre un pedazo de madera que nos sirva para mover la figura girándola de un lado a otro para poder tener todas las vistas comparando con las vistas de la foto nº 1. Las herramientas empleadas son los vaciadores más pequeños que he encontrado en el mercado y palillos de dientes para poder trabajar los detalles más pequeños. 

La técnica empleada es la de ir quitando barro poco a poco, con mucha paciencia y comprobando que se va acercando a las formas  de la imagen impresa.

Cuando nos pasamos quintando barro, la forma de proceder es humedecer la zona en la que hay que aportar barro de nuevo, pero la humedecemos no solo con agua, sino con una mezcla de agua y barro. Para ello procuramos coger en la palma de la mano las pequeñas virutas o trozos que se van desperdiciando en la operación de modelado y las mezclamos con un poco de agua. Con esa mezcla es con la que humedecemos la zona donde hay que aportar barro, para asegurar que el barro postizo se quede pegado con el barro viejo.

Como la operación de modelaje es lenta por naturaleza, provoca que el barro vaya perdiendo su humedad y se vaya dificultando cada vez más la retirada del mismo. Para ello lo ideal es tener un poco de agua en un pulverizador, que nos permita con un golpe del mismo refrescar la superficie exterior del barro. Incluso si es necesario interrumpir la operación a la mitad, es conveniente humedecer el modelo con el pulverizador y envolverlo con un trapo empapado en agua, para que conserve la humedad hasta el momento en que continuemos con el modelado del mismo.

En cuanto al nivel de fidelidad respecto del modelo original, en este caso la foto, depende de la paciencia de cada cual, de las veces que comprobemos midiendo sobre el original y comprobando sobre el modelo las distintas partes de éste, altura de la figura, ancho de la misma, longitud de los brazos, situación de la mano sobre el pecho, los pliegues de la túnica tanto por delante como por los lados y por detrás, altura de la mitra, etc.

Detalles como la barba se consiguen tomando trozos de barro empapado en agua que con la ayuda del palillo se van depositando sobre la figura de barro, procurando que quede en relieve y de forma desigual formando las guedejas típicas.

Realizada la figura se procede a embellecer con la realización de los pliegues de la túnica, procurando guiarse siempre del modelo original, y cuidando una vez más las proporciones.

Antes del secado total de la figura se puede proceder a alisar toda su superficie con la ayuda del mango de algún pincel, repasando toda la figura procurando alisar aquellas zonas que hayan quedado irregulares, exceptuando zonas como el pelo o la barba.

Concluida la figura se la deja secar al aire uno o dos días, para asegurarnos que pierde la humedad en su totalidad.

Puede suceder que una vez seca la figura presente en su superficie grietas provocadas por la retracción del material durante su secado. En este caso se puede proceder aplicando en las grietas con ayuda de alguna pequeña espátula bien un poco de escayola líquida o bien de aguaplast, siendo este segundo caso de secado más lento. Debe esperarse de nuevo al secado de las grietas así tratadas, y si fuere necesario se puede pasar una lija muy fina sobre las mismas para igualar las superficies.

Antes de proceder a su pintado es una buena idea aplicar una capa de barniz de tipo acrílico que penetre en los poros de la figura, de esta forma ayudamos a aislar de la humedad a la misma y sirve de base para la aplicación de la pintura definitiva.

Procedemos al fin a pintar la figura comenzando por un color gris oscuro, que procuraremos que penetre bien en los intersticios de las guedejas de la barba y del pelo y esperamos a que seque. Con la técnica del pincel seco vamos aplicando capas de pintura cada vez más claras hasta acabar con un blanco que produce el tono final de pelo encanecido deseado. En cuanto al resto de la figura se puede escoger la combinación de colores que mas nos guste, empezando siempre por las zonas hundidas de la figura con colores oscuros y acabando con las zonas en relieve con colores más claros, para aumentar el efecto de profundidad en los detalles de la misma.

Herramientas y materiales:

  • Arcilla roja para modelar de secado al aire
  • Vaciadores
  • Palillos de dientes
  • Mango liso de algún pincel
  • Escayola o aguaplast
  • Lija de grano muy fino “000”
  • Barniz acrílico
  • Pinturas acrílicas

Hemos colocado varias fotos del estado de la figura una vez concluido su modelaje y su pintura en las cuatro vistas, delantera, trasera, y lateral izquierda y derecha, y para concluir este tutorial vemos a Simeón saludando a Zacarías en su casa, con quien comparte escenario.

Antonio Ramos Lillo (marzo – 2011)

Anuncios
Galería | Esta entrada fue publicada en Tutoriales y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Simeón. Creación de la figura en barro.

  1. Pingback: Templo de Simeón | Nacimiento en Belén

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s