Construcción rápida de muros de mampostería

CONSTRUCCIÓN RÁPIDA DE MUROS.

 La primera intención es realizar unos muros de mampostería de distintos tamaños, que combinándolos entre sí, nos puedan facilitar la construcción de muros de mayor dimensión, en función del hueco o lugar que haya de ocupar en el Nacimiento.

 Como nuestro Belén está pensado para figuras de 10 cm de alto, buscamos algún material que tenga unespesor aproximadamente de 1 ó 1,5 cm.

 En esta ocasión hemos elegido para la construcción, el porexpán expandido, obtenido de la tapa del envase de unos refrigerados, que con 1 cm de espesor cumple perfectamente las expectativas previas.

A la mencionada tapa le hemos cortado los laterales con la ayuda de un cúter. También hemos dado un corte por la mitad de la pieza para ayudarnos a obtener el despiece de muros que pretendemos. (Foto nº 1).

Teniendo en cuenta el tamaño de las figuras ya mencionado, realizamos con la ayuda de un marcador, lápiz, bolígrafo o rotulador, el despiece pretendido, en este caso imitamos hileras de piedras desiguales, procurando realizar la llaga vertical de las mismas al tresbolillo respecto de las de la hilera inferior, para darle mas realismo. Con la ayuda de un soldador eléctrico de electrónica, con una potencia de unos 35 o 40 vatios, al que le hemos enrollado en la punta un alambre de unos 2 mm de grosor, para que nos ayude a disipar el calor que de otra forma sería excesivo, realizamos el despiece a base de hundir ligeramente el alambre caliente sobre el porexpán, guiándonos de las marcas realizadas previamente. Cuidamos de imitar también los laterales y la parte superior de las distintas piezas que van a formar parte del muro para tener resuelto las esquinas y el remate superior de los mismos. (Foto nº 2).

 Una vez realizado el despiece de la imitación a piedra con el soldador, decidimos subdividir las dos piezas iniciales en otras dos piezas de dimensiones desiguales, así nos permitirá emplear cada pieza en el momento de colocarlas sobre el Nacimiento de la manera que mas se acomode a los intereses del momento. (Foto nº 3)

 En estos momentos dependiendo del grado de acabado que se le quiera dar al muro, se puede proceder a recrecer el espesor de algunas de las piedras despiezadas, que es lo que hemos realizado aquí, a base de cortar lascas delgadas de porexpán y con la ayuda de una tijera darles la forma de la piedra sobre la que se va a pegar. Con la ayuda de la cola blanca de carpintero se procede a pegar y mientras se espera a su secado se aseguran con un alfiler de costura para evitar que se muevan. (Foto nº 4). También se gana en efectividad si con paciencia y con la ayuda de una lima delgada se procede a repasar los ángulos vivos de cada piedra, aunque al ser el material elegido para la construcción el porexpán expandido, hay que tener cuidado de no destrozar en esta operación en exceso las piedras ya que las bolas que presenta el material hace que nos salga algún agujero donde no lo queríamos.

Como el material elegido presenta las bolitas en su acabado, nos vemos obligados a disimularlas con algún producto. Se pueden emplear varias soluciones: Realizar una mezcla de cola blanca de carpintero diluida al 50 % con agua y a la que se le añade escayola en polvo, hasta conseguir una mezcla homogénea que permita cubrir toda la superficie de las piezas; En nuestro caso, por rapidez, hemos procedido a emplear aguaplast ya preparado. Para ello hemos extendido capas delgadas sobre los muros despiezados y hemos procedido con un punzón a vaciar las llagas del despiece de las piedras teniendo cuidado de dejar las superficies de las mismas lo mas desigual posible. En la Foto nº 5 puede verse un muro sin cubrir y otro ya cubierto. Hay que esperar a que seque completamente el emplaste antes de proceder a su pintado.

 Una vez que las piezas han secado comenzamos el proceso de pintado. Para ello hemos empleado pintura de tipo acrílico, o sea al agua, por su facilidad de manejo y el buen acabado conseguido.

 Los colores empleados están en función del color de la piedra que se quiera imitar, en este caso de colores terrosos. En nuestro caso hemos empleado los siguientes colores:

  • Blanco
  • Negro
  • Rojo inglés
  • Ocre
  • Terracota
  • Carne

 Hemos comenzado dando una base con una mezcla de blanco, negro y un poco de rojo inglés, para darle un poco de calidez al gris obtenido. La cantidad de blanco y negro estará en función de la intensidad en la oscuridad que se pretenda dar a las hiendas entre las piedras. Este color así obtenido se mezcla con agua ligeramente y se procede a embadurnar todo el conjunto, cuidando que no quede ninguna hienda sin oscurecer, no importando tanto la parte más sobresaliente de las piedras. (Foto nº 6).

 Llegados a este punto se puede proceder de dos formas distintas: bien esperar a su completo secado antes de poner la siguiente capa de pintura; o bien no esperar para que la siguiente mano se mezcle ligeramente con el color base.

 La técnica a emplear en todas las manos restantes será la del “pincel seco”, esto es, mojar el pincel directamente sobre la pintura a emplear y eliminar excesos de pinturas del pincel frotándolo por el borde  del bote. Con el pincel así manchado de pintura se pasa en posición inclinada por la superficie a pintar, de manera que solo se quedará pintura en los puntos más sobresalientes en este caso de las piedras. Para ello será necesario el empleo de un pincel plano.

 La primera mano con esta técnica de “pincel seco” la hemos aplicado con la base aun sin secar del todo para que se mezclara un poco el color aplicado, en este caso el Ocre, con la base grisácea del fondo. (Foto nº 7).

 Aplicada esta primera mano de pincel seco, si hemos esperado a su secado total antes de aplicar la siguiente, que en este caso ha sido de color terracota y carne.

En la foto nº 8 se puede apreciar la diferencia en cuanto a coloración y tono conseguido en sucesivas manos con los colores indicados.

 Ya que la cantidad de pintura que se emplea con ésta técnica suele ser escasa, no es necesario esperar mucho tiempo a su secado, para poder extender la siguiente capa.

 f9Para finalizar la operación de pintura se puede extender una capa muy ligera ya sea de blanco puro o de un gris muy claro para que ilumine un poco el acabado de la piedra. (Foto nº 9)

 En función del lugar donde vayan emplazadas las piezas del muro se podría proceder a imitar humedades ocasionadas por el agua, con colores verdosos.

 Como remate final os presentamos la foto nº 10 donde puede verse dos piezas del muro colocadas en el patio trasero de la posada en el Nacimiento del año 2009.

 Fdo.: Antonio Ramos Lillo.

Materiales empleados:

  • Porexpán o poliestireno expandido de espesor 1 ó 1,5 cm.
  • Lápiz, bolígrafo, marcador o similar.
  • Soldador de electrónica con alambre en la punta.
  • Lima pequeña y alfileres de costura.
  • Aguaplast.
  • Pintura acrílica.
  • Pinceles planos.
Anuncios

4 comentarios sobre “Construcción rápida de muros de mampostería

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Un sitio web WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: